miércoles, 25 de junio de 2008

La Juventud en Medellín, una condición vegetativa.

Por: Sago
No quiero comenzar generando resquemores, sobre todo con ese nuevo sector de “investigadores sociales” que a punta de cháchara academicista, pretende innovar en interpretaciones socioculturales sobre la juventud desde una lógica postmoderna, antiracional y relativista, identificando (según ellos) dinámicas de resistencia y contracultura en cualquier expresión juvenil por mas trivial y absurda que parezca. Por lo anterior quiero dejar claro que mi pretensión no es desconocer en lo absoluto las diferentes iniciativas de participación y resistencia juvenil que se vienen gestando en la ciudad, que por su osadía en el accionar y claridad en sus principios representan una clara posición antisistemica, que subvierte éticamente los diferentes imaginarios y valores que han permitido mantener sin mayores contratiempos una sociedad desequilibrada y en constante descomposición; pero la verdad es que estos colectivos u organizaciones no representan ni el 0.1% de la población juvenil de Medellín lo que implica que tenemos al 99.9% de la juventud subsumida en la complaciente y sutil dinámica del sistema capitalista, haciendo parte constitutiva de la nueva sociedad unidimensional, que destruyo el principio de comunidad y de sujeto, para crear individuos desposeídos de cualquier autonomía, profundamente hedonistas y con una compulsión desmedida por el consumo; frente a este contexto el panorama de la ciudad se torna desesperanzador y la creencia de que la juventud representa un agente de cambio social dinámico y transformador se viene a pique. Estas apreciaciones pueden parecer pesimistas y mezquinas, y en realidad lo son, pero que mas se puede decir? si las cosas se cuentan solas, solo hay que saberlas mirar; y en mi caso no encuentro razones para levantar pomposos discursos de prosperidad y optimismo, mi país es una completa mierda y es mas que evidente que la mayoría de los y las jóvenes se incorporan de manera placida y conciente a un sistema que ama las cosas y desprecia la vida, en donde se distribuye sin el menor atisbo de compasión la miseria y la exclusión. Solo queda esperar que por esos avatares históricos propios a la complejidad de las dinámicas humanas, se generen nuevas condiciones y características que permitan la construcción de una juventud capaz de trazar sus propias coordenadas sociales, generando alternativas que iluminen las penumbras de la barbarie neoliberal. (Fotos del ultimo Casa Abierta de Platohedro)

http://www.flickr.com/photos/antenamutante/

Etiquetas: , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal