jueves, 10 de julio de 2008

Mientras rescataban a Ingrid secuestraban la memoria.

Por: Sago
"…Hay que acabar con la política según la cual el fin justifica los medios, de la cual el candidato Álvaro Uribe es uno de los voceros. Esa política dice que para defender la Constitución hay que matar y, entonces, pues se mata. Si el paramilitarismo ha existido en Colombia, y esto lo sabemos todos, ha sido por una ausencia de Estado". "Para mí, Noemí Sanín, Serpa y Álvaro Uribe son tres patas de la misma mesa" ... "tres facetas del mismo establecimiento decadente". Álvaro Uribe Vélez es el "empoderamiento de una extrema derecha de origen terrateniente para quienes el fin justifica los medios". Declaraciones de Ingrid Betancourt a la periodista Marialcira Matute en noviembre de 2001
Hace menos de un mes el régimen político colombiano afrontaba ostensiblemente una de sus peores crisis, la institucionalidad tambaleaba socavada por la tenaza paramilitar, mientras que el príncipe asfixiado por el escándalo de la parapolitica que pronto tocaría las puertas de palacio y seguramente su solio presidencial, perdía los estribos peleándose con la corte, señalando a los jueces y magistrados de conniventes con el terrorismo y lanzando como medida desesperada la propuesta de un referendo espurio que le sirviera de salvavidas frente a la inminente hecatombe; hasta este momento todo marchaba muy bien para la democracia colombiana, el embrujo uribista parecía comenzar a disolverse ahogado por el hedor de su propia rancidez, el príncipe dejaba de lado sus espectáculos santurrones y camanduleros, para develar su verdadera personalidad obcecada y arrogante al igual que su compulsión autoritaria.
Al parecer la debacle era irreversible, pero no!, como si se tratara de un pacto de ayuda reciproca entre el patas infernal (el de cachos y cola) y el patas criollo (el de sombrero voltiao y poncho), en donde mientras uno le manda sindicalistas, defensores de derechos humanos, estudiantes, indígenas o cualquier otro tipo de terrorista, el otro le responde con ayuditas extraterrenales en los momentos de crisis, se presenta un acontecimiento que conmociona a la opinión nacional e internacional, el rescate por parte del ejercito colombiano de 15 secuestrados, retenidos en algunos casos hasta por mas de diez años por la barbarie de las FARC. Nunca pensé que un rescate militar en donde no se pusiera en riesgo la vida de los secuestrados fuera posible, pero sí, no solo fue posible sino que además ocurrió justamente cuando era necesario un espectáculo de estas magnitudes que desviara la atención y controlara las turbulentas aguas que amenazaban la impasibilidad del régimen. Al parecer nuestra memoria esta condenada a permanecer perennemente en la mazmorra del olvido, ya nos hemos acostumbrado a la impunidad y a los espectáculos mediáticos del príncipe, no es casualidad que después del intempestivo rescate nos olvidemos nuevamente de los desaparecidos, las fosas comunes, las víctimas, la parapolitica, las masacres, los culpables….. Que inmensa alegría por todas las personas que recobraron su libertad, pero que profundo pánico y desasosiego frente a un nuevo triunfo del ingenio del odio, que utilizo este suceso para enterrar la memoria y recobrar “legitimidad”. Ahhh y sinceras felicitaciones para el ejercito nacional por ese salto cualitativo, algun dia tenian que pasar de la fatuidad represiva a la inteligencia militar y al parecer esta vez la estrategia gozo de una inusitada brillantez. Pintas por:

http://www.flickr.com/photos/soresnid

Etiquetas: , , , , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal