sábado, 26 de diciembre de 2009

UN POEMA DE SAMUEL VASQUEZ

Mi ciudad

Señor forastero
en mi ciudad se fabrican los mismos ladrillos
para la cárcel y el templo
En mi ciudad
de la misma troza de Madera
se hace una cama y un fusil
En mi ciudad
al agricultor lo han convertido en jardinero
En mi ciudad
oigo desde la puerta del banco
al oro que se burla de mí
En mi ciudad, señor forastero
he sentido orgullo de ser humano
y vergüenza de pertenecer a la humanidad
En mi ciudad
los árboles no trabajan pero nunca pierden el tiempo
*

El pan
ha partido
al hombre
en dos
*

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal