miércoles, 9 de junio de 2010

Nihilismo vulgar

Me decía un tanto alterado:
- No entendes lo que quiere decir.

Torrentes de intolerancia circulaban por mis venas; le conteste en forma jocosa:
- Hombre! Trato de desplegar al máximo mi capacidad de abstracción, pero esa imagen solo logra evocar en mi limitada sensibilidad artística, compulsión mercantil y esnobismo obsceno. Explíqueme usted como percibo eso del “segundo sentido”.

Transitaba de un lado a otro por uno de los pasillos de la Universidad tratando de darle sentido a un conjunto de imágenes expuestas al publico, producto del trabajo artístico de algún jovial y osado estudiante de artes; me detuve un tanto sublevado frente a una imagen distorsionada firmada por un señor de apellido Guerrero, lo observe por algunos instantes y susurre deslenguada y procazmente: “tremenda maricada”; para mi infortunio, un joven de aspecto dionisiaco y Feliciano que se encontraba detrás mio alcanzo a percibir mis improperios y justo se suscito la anterior conversación.

No encuentro ningún sentido ironico en el arte contemporáneo y posmoderno, toda esa mediocridad y vacio solo busca entregarle a partir de una retorica perversa la dignidad del objeto artístico a un cumulo de excrementos, muchas de las nuevas tendencias o corrientes artísticas, pretenden confundir la alienación con la liberación en una comunión abiertamente manifiesta con la lógica capitalista, socavando toda forma de sentido o consistencia y entronizando la producción compulsiva de nuevos deseos.

El arte no puede reducirse a una forma, aun discurso, ni a un simple pasaje estético; tiene la tarea de evidenciar lo que desconocemos, de visibilizar lo que no se puede decir, de aportar nuevas realidades a los universos unidimensionales. No debe el arte idealizar la estética sino estetizar la idea.

Etiquetas: , , ,

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal